Historia en Costa Rica

La intensificación y masificación de las relaciones sociales entre grupos y sociedades del mundo han propiciado la conformación de algunas similitudes o la aceptación de ciertos estilos de vida.

A partir de la revolución industrial las políticas liberales impuestas por poderosos industriales acallaban la voz del estado justo, Tal revolución y mecanicismo, inicio de la eficiencia medida en utilidades comenzó a deshumanizarse, y vidas enteras fueron sometidas a largas y duras horas de trabajo. Entre muchas otras ideologías sociales nace el cooperativismo como una iniciativa evolucionista de los desposeídos, quienes comprendieron que si se agrupaban podrían sumar las combinaciones necesarias para la escalación hacia órdenes estructurales más complejos y con ello tener más oportunidades dentro del entorno que les rodeaba.

Esta ideología cooperativista se extendió e hizo una morada en las mentes más ilustres e intelectuales de Costa Rica desde los finales del SIGLO XIX.

Muchos pensadores costarricenses a finales del XIX se vieron enfrentados al surgimiento de nuevas relaciones económicas productivas y mercantiles que comenzaban a incidir sobre su situación económica y su estilo de vida. Por lo tanto, para estas fechas en el país comenzaban a sentirse las tendencias monopolísticas y latifundistas y los procesos de concentración de la riqueza. El Estado era incapaz de desarrollar y reactivar la economía que el país necesitaba, era una nación pobre. Es así como se origina un movimiento cooperativo, el cual fue en un inicio, una manera de competir y desarrollarse. Esta ideología se encontraba en las mentes que conformaban los sectores más lucidos e informados.

Para las primeras décadas del siglo XX la influencia de la I guerra mundial, la revolución Mexicana (1910) y la revolución Bolchevique (1917) , es posible que pudieron propiciar algún tipo de revelación en las mentes intelectuales de Costa Rica teoría que explica las convulsiones políticas y sociales durante estas fechas en el país. Con estas revueltas también estaba la propagación de ideas y propuestas cooperativas las cuales sensibilizaban el pensamiento de aquellos que estaban identificados con la justicia social, los movimientos democráticos y las propuestas populares.

El cooperativismo se percibió como una estrategia de desarrollo nacional. En otras palabras los intelectuales reconocieron que el cooperativismo es una ideología socialista pacifica, una herramienta para compensar los desequilibrios e iniquidades provocadas por sistemas individualistas fundamentados en la obtención de utilidades sin importar como estén distribuidas. Esto para los más ilustrados era una luz de doble halo pues ayudaba al Estado y beneficiaba a los individuos.

Ellos analizaban el cooperativismo como una ideología menos complicada que el comunismo pues cada asociado recibe conforme a su inversión y/o esfuerzo. Lo cual era conveniente tanto para realizar negocios privados como para cumplir con metas sociales.

Por otra parte, el cooperativismo es una ideología empresarial no estatal, por lo tanto no era peligrosa para el gobierno. El cooperativismo estaba lejos también del monopolismo y la concentración de la riqueza pues en su ideología no hay posibilidad de que exista un solo dueño. Además, de que este pensamiento congeniaba con sus espíritus democráticos “UN HOMBRE UN VOTO”.

Todas las ventajas que ofrecía la empresa cooperativa se avenía con el pensamiento de estos costarricenses quienes tenían presente que el Estado era pobre y por lo tanto incapaz de satisfacer todas las necesidades de desarrollo del momento. Por lo tanto, llegaron a la conclusión de que la mejor forma de desarrollarse era realizando esfuerzos integrados, conjuntos, entre el estado y la población. (A esta forma de intervención Warren Crowter le llamaría “Ayudar a ayudarse”).

Con estas realidades sobre la mesa los pensadores detectaron en la ideología cooperativa la posibilidad de formar empresas cuyas características eran ideales para las posibilidades y necesidades del país. Ya que estas empresas son la unificación de esfuerzos y metas bajo un esquema emblemático de desarrollo fundamentado en: “el valor de la empresa se mide por sus beneficios sociales y no por valores puramente lucrativos”. (Sin embargo en la frontera del desarrollo social el cooperativismo también colabora con la obtención de excedentes). Por lo tanto, convertía a estas empresas en un sistema no gubernamental que combina principios de desarrollo social con la búsqueda de obtener excedentes. Y esto motivó a estos intelectuales a adoptar la ideología cooperativa como un estilo de vida.

Fueron así los indicios de la creación de las primeras cooperativas en Costa Rica: “La Cooperativa Agrícola Costarricense de Cultivos y Colonización Interior mientras al mismo tiempo se creaba la sociedad Cooperativa de Artesanos de Heredia y otra de obreros en San José”. (Huaylupo)

La Cooperativa Agrícola Costarricense fue creada por los artesanos con la finalidad de defender el valor de sus obras de trabajo ante el consumidor y para tener mas poder de negociación ante los intermediarios y comerciantes.

El sector cafetalero el cual realizaba la más rentable actividad agrícola del país y por lo tanto era una de los sectores mas ilustres, fue otro de los primeros en buscar alternativas que le ayudaran a dar el salto evolutivo hacia el mejoramiento de sus condiciones a finales de los años diez. Cuando un grupo de pequeños caficultores, Heredianos, decidieron no continuar sometiéndose a los precios y condicionamientos, (impuestos por los beneficiadores y exportadores) ya que estos desfavorecían su situación.

Tinoco Granados fue el primer gobernante que proponía acciones que involucraban el movimiento cooperativo y es a partir de ese momento que se marca el inicio formal de la participación estatal en la promoción de este, como una estrategia de política para promover el desarrollo social y el crecimiento económico.

En 1920 las largas jornadas de trabajo las condiciones de vida y laborales llevó a los josefinos a levantarse en huelga. Fecha en la cual se muestra una conducta gubernamental de favor y aceptación de los sectores populares. Por otra parte mientras las huelgas continuaban la CGT sirvió para aglutinar las fuerzas laborales y liderar el movimiento de los trabajadores.

Para entonces había escasez de viviendas en la ciudad, por lo que los gobernantes efectuaron acciones financieras para la construcción de viviendas baratas para sectores populares, pero esto no fue suficiente por lo que la CGT propuso que solo bajo una organización cooperativa se podrían satisfacer esas necesidades de vivienda y así fue como nació la Cooperativa de Casas Baratas la cual realizó funciones de construcción de vivienda durante 20 años.

En 1927 la confederación general de trabajadores crea una Sociedad Cooperativa Industrial la cual con talleres de obras públicas del “Ministerio de Fomento y Obras Publicas” comenzaron a realizar actividades que le correspondía a dicho ministerio. Para el Estado esto significaba una descarga de responsabilidades, costos, logística, etc. Y a la vez distribuía entre grupos asociados el permiso de realizar una actividad la cual traería beneficios para esos trabajadores. -Con ello el Estado estaba cumpliendo con sus funciones de estabilización manteniendo el nivel de empleo, disminuyendo el gasto público al descentralizar funciones; mejora la tasa de desarrollo económico a escala (ya que las cooperativas cuentan con muchos integrantes)- “Solo que en ese entones los beneficiados eran los trabajadores costarricenses, asociados cooperativamente, los que gozaban de la actividad no como en el presente que son las transnacionales”

Dados los debacles y problemas de sobreprecios sobre los productos de consumo básico propuso la creación de la Cooperativa de Consumo Germinal. La cual vino a comercializar productos de primera necesidad y servía como estabilizadora de los precios del mercado.

La ideología empresarial cooperativista comenzó a convertirse en una de las organizaciones más simbióticas con las que el Gobierno puede contar para expandir el desarrollo.

Para 1942 el Congreso de la Republica aprueba la creación de la Cooperativa Casas Baratas la Familia como una recomendación de la Junta Nacional Habitacional de modo que el poder Ejecutivo autoriza a las municipalidades a crear la Cooperativa Casas Baratas la Familia. Y vemos aquí una simbiosis entre cooperativismo y los gobiernos locales.

Estos procesos de descentralización del Estado utilizando el cooperativismo constituyo un medio eficaz para abaratar el gasto social del Estado. Y permitir a la vez que un beneficio incremental sobre los individuos que componen la oferta y la demanda del servicio.

Los Pensadores social demócratas y el cooperativismo. Una pareja simbiótica y mutualista.

Se crea en Costa Rica, durante los años 40, el Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales. Este centro estaba integrado por intelectuales cuya afinidad con el cooperativismo era muy estrecha por lo que era un ente promotor y sustentador de la ideología cooperativista. Ellos consideraban que la empresa cooperativa era una solución para que estado y sociedad pudieran superar los problemas sociales y económicos del país (Aguilar 1990). Este centro a la vez formó parte del partido Social Demócrata.

Vale la pena nombrar los ilustres pensadores que conformaron el Centro para Estudios de los Problemas Nacionales cuyo comité estuvo integrado por: Rodrigo Facio, Gonzalo Facio, Carlos Monge, Isaac Azofeifa, Mario Quirós, Arnoldo Jiménez, Rodrigo Madrigal, Fidel Tristán, Rafael Alberto Zúñiga, Alberto Cañas, Eugenio Rodríguez.

Fue en esta década cuando se creo la Cooperativa Victoria, impulsada en gran parte por miembros del grupo del Centro de Estudios para los Problemas Nacionales. Es en esta época cuando se crea el Partido Social Demócrata, que es el antecedente del Partido Liberación Nacional, inspirado en esta ideología.

En los años siguientes se creó en el Banco Nacional el Departamento de Cooperativas, que luego dio origen en la última administración de don Pepe Figueres a la creación del Instituto Nacional de Fomento Cooperativo. Como ya hemos visto, social democracia y cooperativismo han caminado muy de la mano a través de la historia, para los teólogos de la social democracia en el cooperativismo se incorporan los principios básicos de esta ideología, pero además por medio de las cooperativas se pueden llevar a la práctica esos principios básicos. Por eso el Partido Liberación Nacional, en sus gobiernos, con pocas excepciones, ha fomentado el cooperativismo.

El cooperativismo contribuyó a romper los esquemas que venían congregándose y creando condiciones para el latifundio y la concentración de la riqueza. Ya que la clase baja paso a convertirse en clase media a través de un sistema organizacional con principios sociales administrado con una visión de bienestar económico. Y que a la vez no realizaba solo el papel centro de acopio de trabajo y producción sino que a la vez buscaba la colocación de estos en el mercado presionando los precios a un equilibrio mas justo para consumidor y productor.

Dadas las ventajas que el sector cooperativo producía en el desarrollo del país en 1947 se asigna al BNCR como la institución técnica para dirigir, supervisar, promover y financiar el cooperativismo. Quedando la enseñanza y divulgación en manos del INFOCOOP. (art.155).

Las cooperativas comenzaron a ser el centro comercial de muchos pueblos. La cooperativa no solo se convirtió en un sistema de acopio y proceso de los productos y servicios sino que también integró los servicios múltiples. Abriendo tiendas de abarrotes, agroquímicos, ferretería, línea blanca etc. Con la ventaja de que sus asociados tenían posibilidades de financiamiento, y a la vez todas las ganancias que la cooperativa obtenía por estos servicios les eran devueltos en excedentes a los mismos asociados.

Pueblos como Naranjo, San Vito, Tarrazú, los Santos etc. Tuvieron un desarrollo social y económico alrededor de la cooperativa.

Esto era bueno para el estado ya que la cooperativa favorece a que los productores sean sujetos con ingresos, que se adapten al sistema económico del país para reactivarlo y a la vez que sean sujetos capaces de pagar impuestos de renta al Estado gracias a las ganancias por su actividad individual.

El movimiento cooperativo ha sido uno de los protagonistas de ese gran proceso de emancipación de las masas populares que, aunque con grandes diferencias y contradicciones, ha marcado el XX Siglo. El mismo ha contribuido al ensanchamiento de la democracia económica, estableciendo un modelo empresarial peculiar que ha desarrollado la participación y el protagonismo de sujetos débiles. Ha incluido en los procesos decisionales a millones de personas, contribuyendo a crear las clases dirigentes en varios países.

Por lo tanto, el mismo, tradicionalmente y en todos los países del mundo, ha siempre sido caracterizado por una fuerte presencia femenina, que representa una parte importante de la base social y ocupacional de la cooperación en su complejo. Si es cierto que en el mundo existen aproximadamente 750 millones de cooperativistas, entonces es igualmente cierto que más de la mitad son mujeres. La Alianza Cooperativa Internacional, desde su fundación en 1895, ha colocado entre sus prioridades la cuestión de la promoción de la participación activa de las mujeres en la
cooperación.

El desarrollo social y económico de la mujer es un aporte de valor agregado sin medida. Ya que la mujer forma parte integral de la sociedad y desempaña el papel educativo dentro del grupo familiar. Por ello su desarrollo es importante para la sociedad.

América Latina ha adoptado un programa dirigido a favorecer la integración de la mujer en el proceso de desarrollo, a través de la fórmula cooperativa, denominado "Programa de género en las cooperativas".

Las cooperativas representan una forma de convivencia democrática y una alternativa económica humanizadora en la cual las mujeres han encontrado un espacio para participar, condiciones de empleo mejores y más flexibles y, como consecuencia, un mejoramiento de la calidad de la vida. De hecho, al interno de las empresas cooperativas, las mujeres han tenido mayores posibilidades de adquirir una formación profesional; han tenido acceso a posiciones directivas; además de un espacio en el cual se han organizado, con frecuencia, en función de los propios intereses de
género.

En América Central, las cooperativas han ayudado a las mujeres a afrontar las consecuencias de la guerra: en Países como Nicaragua y EI Salvador, las cooperativas representaron núcleos de protección y supervivencia para las mujeres.

Fue en el ámbito de las cooperativas que miles de mujeres jefes de familia tuvieron la capacidad de desempeñar actividades productivas en el sector agrícola y en el sector informal urbano, y las cooperativas se transformaron en centros de tutela de
las familias en el sector rural.

Dr . Juan Huaylupo Alcázar